Simplificar las corrientes políticas y tendencias sociales en: «izquierda, centro y derecha», es lo mismo que reducir un coche a: «es de color amarillo».

Vivimos tiempos que no dejan de sorprenderme. Una mezcla entre saber de todo y nada al mismo tiempo, un mejunje de opiniones vacías en donde no se tiene en cuenta ninguna variable, época de reduccionismo intelectual y analítico, se quiere todo ¡ya y ahora!

Insultando así a la inteligencia de aquellas personas que se han pegado 20 años investigando sobre, por ejemplo (hablo de lo que conozco): «sistemas administrativos comparados y la implantabilidad de ciertas técnicas sociales y de gobierno»…

«¿Para qué 20 años de investigación si con un libro a medio leer y dos vídeos de YouTube ya es suficiente? ¡Ya tengo licencia para hacer juicios de valor y criticar todo a nivel de tesis!»

El mundo en el que vivimos es igual de complejo y profundo que la ignorancia de la persona que realiza ese razonamiento…

A la mente me viene la famosa cita de Azaña: «Si los españoles hablaran únicamente de lo que saben, se crearía un gran silencio que los permitiría pensar…»

Miren, mientras sigamos tomándonos el conjunto de Ciencias Sociales como algo donde no es necesario invertir, si seguimos reduciendo estás disciplinas a unos pocos libros aleatorios de las estanterías de Fnac y otorgándole poca credibilidad, seguiremos teniendo realidades detestables a nuestro alrededor.

¡Eso si! junto a la última tecnología aeroespacial, electrónica e informática…

No me gustaría acabar como en «1984» de George Orwel.

Si hacemos pues, una comparativa con la rama de las Ciencias Tecnológicas que el capitalismo sí ha incentivado, porque esta, no lo olvidemos, si da beneficios económicos, las Ciencias Sociales están a nivel de «revolución industrial»…

¡Si! Los juristas, politólogos, sociólogos, geógrafos, antropólogos, economistas… Somos capaces de entender, analizar y crear estrategias desde un punto de vista multidisciplinar. ¿De la mano de quién iba a comenzar sino un cambio social constructivo? Sin estas disciplinas sería imposible guiar ninguna sociedad a puerto seguro.

Pero no interesa, solo se promueven aquellas especialidades de investigación social que mantienen inalterable el statu quo

Mientras tanto, la desigualdad a nivel mundial, el egoísmo aterrador, los índices de fracaso escolar, las injusticias… ¡Nos miran fijamente! Porque la única rama del saber que podría acabar con todo esto, está al servicio del establishment.

Únicamente a través de la consciencia que genera entender la sociedad desde un punto de vista científico, se pueden hacer aportaciones de valor al conjunto comunitario. En pro del avance social y la auténtica igualdad de oportunidades.

Tenemos muchas teorías que diseñar, muchas máximas que falsar, mucho trabajo por hacer aquí, para que la Ciencia Social sea de verdad un instrumento al servicio del pueblo, y no una herramienta de control sofisticada, que para más inri permanece oculta y distorsionada al conocimiento de la población.

Simplificar únicamente es bueno si se sabe que se está haciendo. De lo contrario, estaríamos ante una de las formas en las que se presenta la ignorancia.

¿Cuida nuestro sistema las Ciencias Sociales?