Hace tiempo que no escribo, he de disculparme, semanas atrás cerré una etapa, y necesitaba cuadrar agenda, definir las líneas de actuación a futuro y analizar objetivamente las posibilidades que el camino me ofrecía.

Como politólogo debo ser meticuloso en la planificación y desarrollo de los proyectos que llevo a cabo. Riguroso en su ejecución. Cosa que me ha absorbido…

Hoy me gustaría compartir una herramienta muy potente y necesaria para ejecutar y hacer avanzar una agenda programática.

El «Momento Presente«, algo tan sencillo y decisivo como es la conciencia del momento único y constante que tienes perpetuamente en tus manos, segundo tras segundo, día tras día, como única posibilidad para llevar a cabo acciones.

Tomar conciencia de esta filosofía de actuación es clave. Tan importante como peligrosa para un sistema que reposa su estabilidad en la frustración, el abandono, la conformidad y la pereza de la inmensa mayoría de sus ciudadanos.

¿Lo harás mañana? Mejor di que no lo harás… ¿Que te hace pensar que mañana la resistencia será menor?

Esa sensación de correr con el viento en contra la tenemos interiorizada, vives en Occidente, todos la sentimos cuando intentamos salir de la normalidad social.(Como ya he dicho en otras ocasiones la estabilidad del sistema occidental se basa en el equilibrio de altas tasas de sensación de libertad y altas tasas de mediocridad. Siempre que ambos índices sean elevados el establishment está asegurado)

Hemos sido educados por el sistema más avanzado, perverso e invasivo que haya existido… ¿Esperabas que hubiera hecho mal su trabajo?

Asómate a la ventana, da una vuelta por un centro comercial, visita una discoteca, compra en un supermercado algo que esté de moda a un precio privativo… ¡Observa tus alrededores!

El sistema hace bien su trabajo…

Una buena herramienta para eludir la potencia con la que el establishment nos aleja de nuestros propósitos es el «Momento Presente».

El único momento en el que puedes incidir para cambiar o mantener alineada tu trayectoria es ahora, en este preciso instante.

Ahora y solo ahora puedes hacer…

Ni ayer ni mañana ¡Ahora!

Si quieres introducir está herramienta poderosa en tu forma de trabajo debes implementar ejercicios de conciencia varias veces al día. Ejercicios de tan solo 5 minutos donde te hablas a ti mismo (con tu infusión favorita) y te dices: «Ahora mismo estoy trabajando alineado con mi propósito. Cada segundo cuenta. Seguir trabajando focalizado ¡ahora! es la única forma de andar por el camino».

Únicamente está permitido dejar el proyecto a un lado cuando necesites ganar foco.

Y permíteme una advertencia… Cuanto más interiorizado en tu sistema de trabajo tengas la herramienta del «Momento Presente», más potente y duradera será tu pila y más prolongado será tu foco…

El Momento Presente como herramienta