Incertidumbre, sobre todo incertidumbre, caminar por los extremos de la campana gaussiana es lo que tiene…

No vas a hallar grupos enormes de conocidos y amigos contándote experiencias positivas sobre proyectos similares al tuyo…

No vas a encontrar buen feedback o criticas constructivas en la mediocridad social…

Describo el «Síndrome del Corredor de Fondo» como: «el desistimiento de la ejecución de un proyecto por agotamiento mental y moral».

Aprender a gestionar este síndrome es muy importante si queremos culminar proyectos atrevidos, carreras de largo recorrido, objetivos no normalizados o que no sean entendidos por el statu quo

Si en nuestro proyecto no hay incentivos intermedios en un periodo de 2 o 3 años… Debemos extremar las precauciones. Toda aquella meta o propósito que entre dentro de este «marco situacional», es altamente vulnerable.

¿Cuáles son los principales indicadores que pueden advertirnos de un brote?

  • La astenia es uno de sus principales síntomas: Falta de energía, motivación débil, cansancio mental… Sensaciones parecidas a Burnout.
  • Estrés en exceso, ansiedad, negatividad… No eres capaz de ver nada bueno en lo que estás haciendo, no sientes el progreso.
  • Sensación de bloqueo… Sabes cual es el siguiente paso a ejecutar pero te siente excesivamente lastrado, y no entiendes porqué.
  • La búsqueda de alternativas al proyecto suele ser otro indicador de alarma, preparar un plan B, C y D tiende a ser la antesala de un brote.
  • Encontrarte buceando por redes sociales como Linkedin o InfoJobs en busca de información sobre «estatus ajenos» de antiguos conocidos… No pinta nada bien… Las comparaciones son odiosas, no tienen en cuenta la interdependencia en la que se desarrolla la sociedad actualmente…

¿Cómo actuar ante una recaída o posible brote?

Puntualizar que nadie es inmune a este síndrome cuando se está inmerso en un objetivo pesado. Habrá gente que debido a su personalidad sea más o menos tolerante, pero nadie está exento de pagar la factura en alguna parte del camino.

Las técnicas para retomar la energía mental cuanto antes, y minimizar los efectos del «Síndrome del Corredor de Fondo» son las siguientes:

  • Paseos meditativos por alguna zona boscosa, ¡háblate! repasa tu porqué.
  • Técnica del momento presente. Tengo un post dedicado a ello.
  • Tomar los pensamientos negativos como simples avisos de tu «preconsciente». Realmente lo único que intenta hacer nuestra mente es avisarnos de algo. No te va a decir: ¡Venga estudia, investiga! ¡Dale duro! Su forma de decirlo es enviándote un pensamiento de «posible fracaso» como advertencia… Por este motivo, le «agradecemos el toque de atención». ¡Hablamos con nuestra mente, le decimos que lo tendremos en cuenta y continuamos!
  • Cuando algo no sale como quieres, tu planificación estalla por los aires o el estrés inunda tus venas, es necesario retar físicamente a tu cuerpo… Una carrera de 15 kilómetros, una clase de yoga, unos largos en la piscina, unas sesiones de calistenia en el parque…
  • Reorganizarse, pivotar una y mil veces, las que sean necesarias ¡cambia la estrategia pero nunca tu fin!
  • Respetar el sueño, en proyectos que requieren mucha concentración mental es necesario dormir al menos 8 horas diarias. ¡Como mínimo!
  • Alimentarse bien es esencial, por lo que, si la dureza y dedicación del proyecto lo requiere, toma algún suplemento vitamínico en las épocas más difíciles (siempre que tu salud médica lo permita). Las vitaminas del grupo B y C te ayudaran a mantener la energía y vitalidad durante el día… Minerales como el magnesio son también esenciales en periodos de alta solicitud mental… ¡Evita las comidas pesadas y grasientas!
  • Usar la cafeína de forma inteligente, únicamente cuando tu cuerpo la requiera, no es necesario tomar estimulantes a loco. Si el «Síndrome del Corredor de Fondo» amenaza, es mejor ser cautos con el café, de lo contrario podría causar ansiedad y arrojar más leña al fuego…
  • Lo más efectivo y recomendable en la mayoría de ocasiones es una «parada técnica». ¡Aunque la agenda te coma! Tomarse un par de días para reconectar… ¡Te dará vida!…
El Síndrome del Corredor de Fondo